8/3/20

Por Equipos 20 - Ronda 4

Bonito sábado para el ajedrez en Trevías, ya que nos juntamos un puñado de ajedrecistas a disfrutar de nuestro deporte en el Colegio San Miguel – al que como siempre agradecemos que su colaboración. En los tableros, negro y blanco para los nuestros. Los Dragones perdieron claramente por 1.5-4.5 ante el Siero A y los Lobos consiguieron ganar por 4-2 al Candás B.

Recibieron los Lobos al joven equipo del Candas B y con cierto suspense, al final consiguieron la victoria por 4-2 para seguir sumando experiencia en esta nueva categoría.


En la mesa 1 Alberto García ganó en una miniatura bastante increíble en cierto sentido. Tras una Philidor “normal”, el blanco sacrificó en f7 y con una secuencia forzada, se comió la torre de a8 con el caballo. El negro quizás algo sorprendido, se rindió demasiado pronto pensando que su posición era muy mala, cuando era jugable e incluso hasta “mejor” mirando la base de datos ya que esta partida se ha jugado en varias ocasiones ya. Es curioso el ajedrez muchas veces. En la 6, Fran jugó bastante rápido una Pirc en la que ambos jugadores sacaron sus piezas tranquilamente. Tras un par de cambios de piezas menores, se abrió la columna “e”, se cambiaron las damas y casi de seguido todas las torres. Se llegó a un final de alfil y caballo por bando y 6 peones para cada jugador, en el que todo parecía bastante igualado. Pero el negro activó más rápido su caballo y su rey y tras el cambio de alfiles, ganó un peón. Tras un largo final de caballos que no estaba nada claro, al final el blanco no pudo controlar todos los frentes y terminó por permitir un cambio de caballos que derivó en un final de reyes dónde el peón pasado de “b” se impuso fácilmente dando el punto al jugador local.



 En la 3, Cabanas de blancas jugó contra otra Philidor y completó el desarrollo, aunque sacó sus piezas bastante tímidamente. De todas formas, el medio juego estaba equilibrado, con algo más de espacio para las blancas. Tras traer las torres al centro el negro, el blanco cambió un alfil de casillas negras y luego jugó f4. Pero un error táctico grave (y sencillo) le costó a Cabanas una clavada a la dama y al rey por parte de un alfil rival y el blanco abandonó. Madera, de negras, jugó su francesa y su rival optó por la variante del cambio. Fueron sacando piezas ambos jugadores, pero, aunque el negro se enrocó en corto, el blanco no lo hizo y tras una buena secuencia de Madera, el blanco tuvo que jugar Rf1 y dejar su rey en el centro. No obstante, no parecía del todo inseguro ya que no había muchas vías de ataque para las piezas negras. El blanco ganó espacio en el flanco de dama, pero perdió un peón debido a una clavada y poco después, otro más en el centro. Al final, Madera dió un jaque de dama que ganaba una pieza y era mate a la siguiente y Miguel abandonó.
Con 3 a 1 en el parcial, Eliseo de negras jugaba su francesa sin un peón que había perdido apenas en la jugada 6 tras el cambio de damas. Pero no se desanimó y sacó muy bien sus piezas menores y pronto puso al blanco en aprietos. Erik dobló peones negros en f6 tras una captura de alfil por caballo, pero dejó al negro la pareja de alfiles en una posición abierta dónde había compensación por el peón de menos o incluso más. De hecho, el negro se infiltró en la segunda y recuperó un peón en b2, aunque tenía incluso mejores continuaciones aprovechando una clavada peligrosa. Erik consiguió cambiar un par de torres y otro de alfiles y recuperó el peón de ventaja, en un final de torre y alfil negros contra torre y caballo blancos. Eliseo lo intentó, pero tras varias jugadas decidió cambiar todas las piezas para llegar a un final de reyes y peones totalmente perdido. Su rival jugó bien, promocionó antes su dama y controló los peones negros y el punto viajó a Candás. Quedaba Rodrigo, que estaba jugando contra otra Philidor dónde Pablo José ganó el peón de e4 apenas en la jugada 6. Pero el blanco siguió a lo suyo, se enrocó y sacó sus piezas activamente. Pero luego perdió otro peón más y aunque quiso atacar, el negro se defendió bien y el negro parecía en control. Tras unos cambios en e5, el negro ganó otro peón, pero ese ya fue demasiado y tras una buena maniobra del blanco, Rodrigo ganó una pieza y justo de seguido, su rival no jugó del todo bien y perdió otra pieza. A partir de ahí todo fue más fácil, las piezas menores junto a la dama blanca atacaron al rey negro y terminaron por dar mate al rey negro en g8.
Al final victoria ajustada y partidas para aprender. El próximo sábado repetimos de locales contra el Ciudad Naranco D de Oviedo.
Recibimos al mejor equipo de la división y máximos favoritos al ascenso. Y se notó, porque jugaron mejor que nosotros y nos ganaron bien sin perder ninguna partida.

Chuso de negras jugó contra una apertura de dama dónde el negro sacó el alfil de casillas blancas por b7 y tras un c5, el blanco jugó d5, quedándose con el peón pasado en el centro del tablero. El negro lo bloqueó y parecía tener posición jugable tras mandar a los alfiles blancos de vuelta a su terreno. Pudo jugar más activo, pero hizo algunas jugadas “rutinarias” y Vicente ganó espacio en el flanco de rey y poco después un peón en g6. Creo que se precipitó un poco Jesús y decidió sacrificar la calidad para recuperar el peón y tratar de mejorar sus alfiles. Y lo consiguió en cierta medida, pero su rival tenía la dama y el caballo activos y fue controlando la posición “de aquella manera”. Al final Chuso consiguió dar varios jaques con caballo y dama, pero su rival mantuvo la cabeza fría y consiguió hacer las mejores jugadas defensivas. En la última jugada, con una buena táctica el blanco ganaba otra pieza y Chuso abandonó. A su lado, Garrido jugaba sus esquemas poco comunes de peón de dama, y en la apertura, aunque se cambiaron un par de caballos, el negro se quedó ligeramente mejor, aunque quedaba toda la partida por delante. Entonces Garrido sacrificó un peón y luego otro para conseguir la pareja de alfiles y contra golpear en el centro. Gracias a ello, con su torre recuperó ambos peones y se cambiaron todas las piezas menores y un par de torres, llegando a un final de dama y torre por bando y cuatro peones que parecía igualado. Cuando todo apuntaba a las tablas, aunque el negro estaba un pelín mejor, Garrido se dejó la dama en una jugada y tuvo que rendirse.
Pelayo Quirós, del Siero

Abel de negras jugó por transposición algo parecido a una inglesa simétrica, en la que desarrolló ambos alfiles por fianchetto. Vigil hizo los planes típicos tratando de ganar espacio en el flanco de dama con b4, mientras que Abel permanecía sólido. Tras unas maniobras de piezas menores en el centro, el blanco quiso ganar la pareja de alfiles, pero Abel a continuación vio una buena táctica y ganó un peón. Sin verlo claro, nuestro jugador ofreció tablas que fueron aceptadas. Pablo, de blancas, jugó contra una francesa de Pelayo y desde muy pronto ya estuvo realizando que no quería jugar. No pasaba mucho más que el desarrollo de piezas, pero el negro fue colocándolas bien y el blanco estaba incómodo y tuvo que situarlas de forma pasiva. La partida terminó de forma abrupta porque el negro calculó mejor y más lejos que Pablo y con una secuencia forzada de unas cuantas jugadas con sacrificios por el camino, ganó la dama blanca (o daba mate). Pablo jugó unas jugadas más, pero la posición estaba perdida y terminó recibiendo un bonito mate.
Con el encuentro perdido, Martien jugaba su siciliana de negras y pronto consiguió una sana posición. Además, consiguió la ruptura d5 y ya sin caballos, su posición parecía tranquila. Quiso atacar, pero luego cambio de idea y cambió de planes, lo que le costó la iniciativa y un peón débil “retrasado” en e6. Bruno empezó entonces a presionar con todas sus piezas ese punto, mientras que se cambiaron todos los alfiles y las damas. En un final de 4 torres, el blanco estaba mejor pero no parecía claro como avanzar. Martien quiso seguir jugando, pero su posición se fue complicando y siguió estando inferior, pero ofertó tablas que fueron aceptadas. Casi a la vez, Santi terminó también su partida en tablas. Había jugado contra la Petrov de Quidiello de forma temática en estas líneas. El blanco siempre estuvo algo mejor, ganó espacio con c4 -c5 y controlaba el centro con sus caballos, mientras que el negro estaba más restringido de espacio. Quidiello fue consiguiendo cambiar piezas menores y también las damas y un par de torres, para llegar a un final de alfil y torre negras contra torre y caballo blancos. La partida se había igualado y aunque Santi lo intentó, a veces por exprimir algo te pasas y tras unos cambios de peones en el flanco de rey, quizás el negro ya estaba incluso mejor, pero la partida finalizó en tablas bastante merecidas.
Justa y clara victoria visitante, pero bueno, hay que seguir. El próximo sábado viajamos a Cangas del Narcea, ¡a por ellos!

Info64 del Torneo de 1ª: AQUÍ
Info64 del Torneo de 2ª: AQUÍ
Todas las fotos del Torneo: AQUÍ 
Toda la información del Torneo en la web FAPA: AQUÍ

1 comentario:

comenta la jugada